• Natasha Drago Grisak

Entre migraciones e inmigrantes

Ya sabemos que migrar no es una tarea sencilla sino un largo proceso que para algunos puede que no acabe nunca. Podemos decir además que es una experiencia única, cada uno llevará consigo su historia, motivos, deseos y anhelos, sus tristezas y pérdidas.


Migrar es un desafío para la mayoría que decide embarcarse a esa aventura, pero es de esos desafíos del que poco sabemos. Podemos anticiparnos de la mejor manera dentro de nuestras posibilidades, pero en cuanto llegamos a destino lo más probable es que tengamos la sensación de estar en la cuerda floja.


Claro que no todos pasamos por lo mismo y algunas cuerdas son más resistentes que otras o la persona que la maniobra tiene mayor equilibrio. Sin embargo, si hay algo que todos queremos es llegar como sea al otro lado!


Para lograrlo tendremos que hacer uso de nuestra caja invisible: aquí encontraremos recursos y herramientas que nos podrán ayudar a cumplir nuestros objetivos, pero también nos permitirá pensar que otras tantas cosas necesitamos y no tenemos.


En este escrito hablaremos sobre tres tipos de migraciones - solitarias, en pareja y en familia - y algunas características de las personalidades de los inmigrantes - aquellos con gran poder de adaptación y desprendimiento emocional y aquellos más arraigados a sus lazos afectivos y no habituados a la soledad. Lo haremos a través de la metáfora del “acrobata”, con el objetivo de darle un sentido más lúdico a este proceso.


El Acróbata


Aquellos que hacen malabares y acrobacias dedican mucho tiempo y esfuerzo para lograr su objetivo, avanzan en base a pruebas y errores permitiendo mejorar sus técnicas y si es necesario cambiar de estrategia.

Cuando uno decide migrar es como un acróbata de circo: tiene un desafío muy grande por lo que su atención está muy focalizada en lo que tiene que hacer, pero esto genera ansiedades y miedos. Cuenta con un público expectante que está esperando que lleguemos al otro lado lo más rápido posible sin caernos. Y para colmo aparecen nuevos obstáculos para que el “número sea más entretenido”. ¿Quién no se ha sentido como este acróbata?


Podríamos decir que hay distintos tipos de migraciones y también de inmigrantes o acróbatas. Aquí sólo comentaré algunos que creo que forman parte de las mayorías e intentaré reflexionar sobre algunas posiciones y tensiones que se puedan generar.


El acróbata solitario


Estos son grandes aventureros, ya que si migrar es difícil hacerlo solo tiene un plus! Suelen ser personas con deseo de nuevos horizontes, con gran capacidad de adaptación y suelen tender a “desprenderse emocionalmente”. Está última caracteristica es muy importante porque le permitirá no solo tomar el primer paso si no vivir de modo menos traumático el inicio de la migración. Ser extrovertido puede ser un facilitador a la hora de cubrir algunas necesidades sociales.


Pasar de un país donde se tiene relaciones sociales ya constituidas, como suelen ser la familia y los amigos, a un país donde no se conoce a nadie puede ser un escenario muy hostil.


Algunas personas consideran que “como fue una elección propia vivir en el extranjero también se tiene que soportar solo”. Este es un error muy grande, que solo puede provocarnos malestar. Los seres humanos no servimos para “funcionar solos”, por lo que ir contra corriente no mejorará la situación. Puede ser necesario y beneficioso al principio estar más comunicado con la familia y amigos para “pasar mejor” este periodo o comenzar nuevas actividades para conocer gente y socializar.


Vamos juntos


Otros van con un compañero/a o con su pareja. Como los acróbatas que hacen un número compartido cada uno tendrá su posición, su “arte” y sus recursos, pero si en algo estamos de acuerdo es que entre ellos tiene que haber comunicación, entendimiento, confianza y empatía… además de cariño.


Migrar acompañado - como todo- tiene sus pro y sus contra, pero efectivamente puede ser la mejor solución para aquellas personas que no están habituadas a la soledad y que los lazos sociales son tan importantes como fundamentales en su vida. La persona que acompaña se transforma en un gran sostén para uno y viceversa, principalmente durante los primeros años viviendo en el nuevo país.


Como en todo suceso importante, suelen haber modificaciones en la dinámica de la convivencia y por momentos pueden haber quejas y reproches. Y es normal, sabemos que nuestros estados emocionales pueden afectar nuestras relaciones. Acá no solo saldrán a la luz los recursos que tengan cada uno si no también los del equipo, en el intento de mantener un equilibrio en la convivencia.

Hay una situación que suele ser recurrente entre los inmigrantes que viajan juntos y es que “el otro” empieza a ocupar lugares o espacios que quedaron vacíos cuando decidimos migrar, como suelen ser los encuentros con amigos en un bar, los almuerzos y cenas familiares, las reuniones con colegas y ex compañeros de trabajo. Ante su falta, el compañero/a ocupa un lugar distinto al que ocupaba, con otro color e intensidad.


Tranquilos, con el tiempo aparecerán nuevos personajes en nuestra historia para ir llenando algunos de esos espacios vacíos. Las relaciones interpersonales profundas son muy importantes para que se genere un sentimiento de pertenencia al lugar.


El grupo de acrobacia


Ahora no solo vamos juntos si no que en grupo! Sabemos que en cada grupo hay un líder, uno que da apoyo emocional, y hay otros que podríamos denominar “protagonistas secundarios” pero no por eso menos importantes. En las familias sucede lo mismo, cada integrante, único e irrepetible ocupa un papel fundamental para que el sistema funcione lo mejor posible.


Imaginense que el grupo de acrobacia fue invitado a un evento y tiene que hacer “su gran número” pero cuando llegan se dan cuenta que el escenario tiene otras dimensiones, hay escalones, las luces son distintas. Seguramente al principio intenten ensayar y no esten contentos con el resultado por lo tanto tendrán que adaptarse, ya sea modificando los lugares, cambiando algunas partes, agregando tiempos. Esto dependerá de los recursos individuales y colectivos.


Mantener la configuración familiar inalterada es imposible cuando hablamos de procesos de migración, ya que las posiciones y funciones suelen verse modificadas. Por otro lado, las sensaciones que cada integrante tiene variará dependiendo de cómo esté asimilando el traslado. Esto suele generar choques, reproches, quejas, sensación de que el otro no me entiende o no está teniendo en cuenta lo que me sucede.


En estos casos será muy importante para el grupo mantener una comunicación, entender las necesidades de cada uno y llegar a acuerdos. La escucha y la comprensión del otro se transforman en herramientas fundamentales en esta etapa, por lo tanto recomiendo que hagan uso de ella, nada malo puede suceder !


¿Y vos en dónde te sitúas?


Como han visto aquí intenté comentar sobre tres tipos de migraciones - solitarias, en pareja y en familia - y algunas características de las personalidades de los inmigrantes - aquellos con gran poder de adaptación y desprendimiento emocional y aquellos más arraigados a sus lazos afectivos y no habituados a la soledad.


Entre tipos de inmigrantes y tipos de migraciones suelen generarse tensiones, situaciones nuevas producto de los grandes cambios que atravesamos. Intenté ejemplificar solo algunas de ellas pero hay tantas como sujetos en el mundo.


Cabe aclarar que no hay una ecuación única, por lo que una persona muy aferrada a sus orígenes y afectos puede migrar solo. Tendrá las ansiedades y miedos relacionados al tipo de personalidad y usará los recursos y herramientas que encuentre en su caja invisible.


En mi caso migré acompañada, y me identifico con aquellas personas que tienen lazos sociales fuertes con familia y amigos. Pero puedo decir que quién me acompaña tiende más a “desprenderse emocionalmente” y buscar nuevos horizontes. La añoranza y las pérdidas se inscribirán con diferente intensidad y las tensiones que se generen serán consecuencias de cómo esté elaborando cada uno su proceso y los recursos que como equipo tengamos.


¿Y vos con qué tipo de inmigrante te identificas? ¿Que tipo de migración hiciste? Ahora que has leído este escrito, ¿te animás a identificar algunas tensiones que han surgido durante tu experiencia migratoria? ¿Cuáles se te ocurren?


Escrito por Natasha Drago Grisak

Psicóloga y Emigrante


40 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo