• replycomunica

La aventura de emigrar con mascotas

Si tienes una mascota, sabes lo importante que es para ti y el lugar que ocupa en tu vida. Es por eso que decidimos abordar este tema en Terapia por el mundo.



No hay plan perfecto a la hora de emigrar. Hay quienes emigran con ellos, quienes deciden migrar solos hasta encontrar un lugar que pueda ser su hogar en el nuevo país, y hay quienes, por diferentes motivos, deciden que el mejor lugar/hogar es en el país de origen. Sin embargo, cada una de estas opciones tienen un gran coste emocional para los migrantes.


Pero... ¿Qué pasa si deciden emigrar con sus mascotas?



UNA VEZ QUE TOMAMOS LA DECISIÓN DE EMIGRAR


  • Una vez que decidimos emigrar, es recomendable poder hacerle un chequeo general a nuestra mascota con su veterinario. Eso nos permitirá tener mayor tranquilidad y seguridad a la hora de viajar.

  • Cuando ya elegimos el lugar al que viajaremos, hay que consultar con el organismo encargado de tránsito de animales en tu país, para constatar cuáles son los requisitos obligatorios para que puedan ingresar al país de destino. Por ejemplo, en el caso de Argentina, el organismo encargado es SENASA.

  • Al conocer la aerolínea con la que viajaremos, debemos chequear las disposiciones de viajes con mascotas y medidas reglamentarias para bolso transportador (si viajan en cabina) o transportador (si viajan en bodega). Tener en cuenta que hay animales que tienen excepciones por su raza.

  • Comenzar a hablar con ellos, contarles de nuestro deseo de que nos acompañen en este viaje y de las emociones que están sintiendo. Este proceso será sumamente beneficioso para ambas partes.

  • También es recomendable que trabajemos en nosotros y nuestras emociones. Los animales son seres extremadamente sensibles y muchas veces nos muestran en espejo lo que nos está pasando a nosotros. Migrar con nuestras mascotas es posible, solo hay que asesorarse con los profesionales correspondientes.


 

PREPARACIÓN PREVIA AL VIAJE


Tanto si viaja en bodega como en cabina, se recomienda que nuestra mascota esté familiarizada con el transportador que será su "lugar seguro" por un tiempo. Se sugiere, si las dimensiones y espacios dan, que el animal vea el transportador dentro de su rutina diaria y se utilice. Es importante seguir proporcionando terapias holísticas, que podrán contener y hacer más ameno esta etapa. Hablar con ellos y contarles que está pasando, cuáles son sus miedos y que va a suceder. Armar un kit de viaje pensado para nuestra mascota (mantas, comida, etc).

Hacer -con tiempo- los documentos requeridos para el viaje, siempre asesorado por veterinarios acreditados por el organismo encargado del tránsito de animales. En el caso de Argentina, días previos deberemos concertar una cita con SENASA para mostrar toda la documentación y que nos emitan la habilitación pertinente para viajar.


Post en colaboración con Florencia de @vitoenestocolmo


34 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo